Explora el Evangelio dominical

1ro. de abril de 2021

lecturas

Sunday Scripture Readings

Explore the Sunday Gospel

EXPLORA EL EVANGELIO DEL DOMINGO

Jesús lava los pies a sus discípulos

JN 13, 1-15

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre y habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

En el transcurso de la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, la idea de entregarlo, Jesús, consciente de que el Padre había puesto en sus manos todas las cosas y sabiendo que había salido de Dios y a Dios volvía, se levantó de la mesa, se quitó el manto y tomando una toalla, se la ciñó; luego echó agua en una jofaina y se puso a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que se había ceñido.

Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: "Señor, ¿me vas a lavar tú a mí los pies?" Jesús le replicó: "Lo que estoy haciendo tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde". Pedro le dijo: "Tú no me lavarás los pies jamás". Jesús le contestó: "Si no te lavo, no tendrás parte conmigo". Entonces le dijo Simón Pedro: "En ese caso, Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza". Jesús le dijo: "El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. Y ustedes están limpios, aunque no todos". Como sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: 'No todos están limpios'.

Cuando acabó de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, volvió a la mesa y les dijo: "¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues si yo, que soy el Maestro y el Señor, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he dado ejemplo, para que lo que yo he hecho con ustedes, también ustedes lo hagan".

CONOCE A NUESTRA FAMILIA EXTENDIDA:

meet our extended family

San Lorenzo (Día de fiesta: 10 de agosto)

225 – 10 de Agosto de 258

Lorenzo fue un diácono durante el papado de Sixto II. Conocemos muy poco de su vida, pero dejó una profunda y duradera impresión en la Iglesia primitiva. En 258 D.C. el emperador Valeriano promulgó un edicto: que todos los obispos, sacerdotes y diáconos debían morir. Aprehendieron a san Lorenzo, a otros diáconos y al papa Sixto II. Asesinaron al papa, sin embargo, el emperador ofreció salvar la vida de Lorenzo a cambio de que le entregara los “tesoros de la Iglesia”. Él suponía que los cristianos debían poseer un gran tesoro al ver los receptáculos sagrados que usaban en las misas. Lorenzo reconoció que la Iglesia, en efecto, era rica y pidió que le diera tiempo para reunir todo y hacer un inventario. Después de tres días reunió a un gran número de personas ciegas, cojas, lisiadas, leprosas, huérfanas y viudas y las puso en fila. Cuando llegó el emperador, Lorenzo dijo simplemente: “ellos son el tesoro de la Iglesia”. El emperador se enojó tanto que mandó preparar una parrilla con carbón para poner a Lorenzo sobre ella. Después de que el mártir sufrió por mucho tiempo, la leyenda concluye con el comentario de Lorenzo: “¡Está bien cocido. Ya pueden voltearme!” San Lorenzo está enterrado en Roma y la basílica que está construida sobre su tumba se ha convertido en una de las siete iglesias peregrinas en Roma.

TOMA TIEMPO PARA COMPARTIR

Take time to chat

·      En el Evangelio de hoy, Jesús ofrece un humilde servicio al lavarles los pies a los discípulos. ¿Qué significa ser humilde? ¿Por qué la humildad es una cualidad atractiva en las personas?

·      Comparte una ocasión en la que tú hayas realizado una acción de servicio a alguien. ¿Qué te hizo sentir?

·      En la misa de la Cena del Señor celebramos la Última Cena y la institución de la Eucaristía. ¿Por qué la Eucaristía es importante para ti?

·      San Lorenzo llevó ante el emperador a los marginados y los llamó tesoros de la Iglesia. ¿Por qué la gente es más importante que el oro y las riquezas?

RECETA DE LA SEMANA

Recipe of the week

Chuletas de cordero fáciles

Durante la noche de la Última Cena, Jesús celebró el banquete pascual con sus discípulos. El banquete pascual incluía cordero rostizado. ¡Recuerda la Última Cena de Jesús con esta fácil receta!

8 chuletas de cordero de ½ pulgada de grosor (alrededor de 1 kilo); quitar la grasa

Sal y pimienta recién molida

una pizca de tomillo seco

3 cda. de aceite de oliva virgen extra

1 cda. de ajo picado

1 cebolla rebanada

3 cda. de vino tino o agua

2 cda. de jugo de limón recién exprimido

2 cda. de perejil picado

una pizca de pimiento rojo seco machacado

Paso 1:

Sazona el cordero con sal y pimienta y espolvoréale un poco de tomillo. En un sartén grande, calienta el aceite de oliva. Agrega las chuletas de cordero y el ajo y cocina a fuego medio hasta que las chuletas estén doradas de la parte de abajo (unos 3 minutos). Voltea las chuletas, agrega la cebolla y cocina hasta que las chuletas estén doradas (unos dos minutos más en fuego medio). Transfiere las chuletas a los platos y deja el ajo en el sartén.

Paso 2:

Agrega el agua, el limón, el perejil y el pimiento rojo al sartén. Raspa lo que se quede pegado al sartén y mézclalo hasta que quede bien asado (un minuto aproximadamente). Vacía esta salsa sobre las chuletas de cordero y sirve de inmediato.

Receta enviada por la familia Hall de Divine Child, Dearborn.

DIVERSIÓN FAMILIAR

Family Fun

Lavado de pies entre los miembros de la familia

El Jueves Santo recordamos la Última Cena y la institución de la Eucaristía. En la misa de la Última Cena escuchamos la historia del Evangelio de San Juan en la que Jesús les lava los pies a sus discípulos. La escena del lavatorio de pies en el Evangelio no tiene como objetivo ser un ejemplo de un servicio humilde, sino el de ser un registro de la institución del sacerdocio. Hoy, la actividad del lavatorio de pies va a ayudar a las familias a recordar que nosotros también estamos llamados a imitar la humildad de Cristo y a servirnos los unos a los otros.

                 Invita a tu familia a lavarse los pies mutuamente en casa. Asegúrate que todos tienen su turno. Van a necesitar algunas toallas (una para el piso y otra para secar los pies), una silla, una jarra o un vaso grande con agua tibia y un lavabo o vasija grande. Prepara un área con una toalla en el piso y una silla sobre ella. Ten el resto de las cosas a la mano. Comienza con la lectura del Evangelio. Después invita a cada miembro de la familia a lavarse los pies. Cuando sea el turno de cada persona:

•                invítalo a sentarse en la silla,

•                introduce sus pies en la vasija o lavabo,

•                vacía el agua tibia sobre sus pies,

•                seca sus pies con una toalla,

•                opcional: dale un beso a sus pies cuando termines,

•                después, invita a la siguiente persona a que se siente en la silla para lavarle los pies.

OTRAS IDEAS

Other Ideas

ORACIÓN FAMILIAR

Family Prayer

Coraza de san Patricio

Durante el Jueves Santo, recordamos cómo Jesús nos enseñó a servirnos los unos a los otros y nos dio el regalo de la Eucaristía. La coraza de san Patricio nos recuerda que Cristo está siempre con nosotros. Recen esta oración juntos en familia.

Cristo conmigo,
Cristo frente a mí,
Cristo tras de mí,
Cristo en mí,

Cristo a mi diestra,
Cristo a mi siniestra,
Cristo al descansar,
Cristo al levantar,
Cristo en el corazón de cada hombre que piense en mí,
Cristo en la boca de todos los que hablen de mí,
Cristo en cada ojo que me mira,
Cristo en cada oído que me escucha.

Me levanto hoy
Por medio de poderosa fuerza, la invocación de la Trinidad,
Por medio de creer en sus Tres Personas,
Por medio de confesar la Unidad,
Del Creador de la Creación.

Liturgy Link

Liga a la Liturgia

¿En qué es diferente el final de la misa de la Cena del Señor y el final del resto de las misas? Si no asististe a esta misa, puedes verla en el Internet.

Unleashing the Gospel in your Family

Haz Llegar el Evangelioen tu Familia

Asiste a la misa de la Cena del Señor en familia o realiza la actividad del lavado de pies en tu casa.

¡Datos Interesantes!

Fun Facts!

Text Link

En cada misa, el sacerdote usa las mismas palabras que Jesús dijo en la Última Cena para transformar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Se le llama la Institución de la Eucaristía.

Tomen y coman todos de él

porque este es mi Cuerpo, que será entregado por ustedes.

Tomen y beban todos de él

porque este es el cáliz de mi sangre,

sangre de la nueva alianza

que será derramada por ustedes

para el perdón de los pecados.

Hagan esto en conmemoración mía.

Comparte cómo celebraste el domingo con tu familia #52domingos